miércoles, 23 de enero de 2008

A Cinnamon le gustan jovencitos


Ya a principios de esta semana nos llegaba la noticia del fallecimiento de Brad Renfro, que fue el pequeño forofo de Led Zeppelin en "El cliente" de Joel Schumacher, y después un maligno adolescente obsesionado por el nazismo en "Verano de corrupción", aquella notable peli de Bryan Singer antes de que éste se dejase seducir por un grupo de hombres con leotardos.

Ayer, como una bomba, cayó la muerte de Heath Ledger, guaperas australiano que, tras adornar innumerables carpetas de quinceañeras, ya iba fraguándose una carrera de lo más interesante, con una energética y divertida interpretación en la infravalorada "El secreto de los hermanos Grimm" de Terry Gilliam, y un Joker en el nuevo Batman de Nolan que se aguardaba con expectación.

La señora Muerte está demostrando una apetencia por los mozalbetes que ni Jacqueline Bisset: Ledger 28, Renfro 25. Será la vida desmadrada de la gente del espectáculo, su fácil acceso a sustancias prohibidas, otros asuntos privados que no nos importan, pero siempre da rabia ver desaparecer a personas que aún no han dado de sí todo cuanto llevaban dentro. En concreto, Ledger estaba a punto de dar la campanada definitiva como relevo generacional de los Johnny Depp, Brad Pitt y compañía, y, lo que también es triste, su prematura desaparición deja en el aire su segunda colaboración con Gilliam, "The imaginarium of doctor Parnassus", todavía a medio rodar, cuyo futuro actual es cuando menos incierto.

Ya te vale, Cinnamon. Deja en paz a los jóvenes. Espérame cuando sea viejo.

2 comentarios:

Jaime Lorite dijo...

¡Qué pena lo de Ledger! La verdad es que me caía bastante bien. Sus primeras películas, especialmente "Destino de caballero", no eran nada del otro jueves, pero, por ejemplo, en "Brokeback Mountain" estaba inmenso, y sospecho que en "The Dark Knight" también.
"The Imaginarium of Doctor Parnassus" ha sido definitivamente cancelada. La productora la estaba financiando sólo porque la protagonizaba Ledger, y ahora parece que ha mandado a todo el equipo a casa. Desde luego, la mala suerte de Terry Gilliam traspasa ya toda lógica.
Las causas de la muerte no están del todo esclarecidas, pero a estas alturas, ya poco nos importa.
Que en paz descanse.

Abuelo Igor dijo...

Heath Ledger estaba destinado a hacer grandes cosas. Estaba preparando su salto a la dirección con una adaptación de "The queen's gambit", una novela del autor de "El buscavidas", Walter Tevis, sobre una chica prodigio del ajedrez adicta al alcohol y las drogas. Terry Gilliam dijo hace poco, por cómo Heath se fijaba en todos los aspectos de hacer una película, y por su rapidez de aprendizaje, que iba a ser mil veces mejor director que él.

Lo de "Parnassus" me lo temía, y era una película verdaderamente con muy buena pinta, posiblemente iba a ser la última o penúltima de su autor. Desde el desastre del "Quijote" pasaron unos cuatro o cinco años hasta el siguiente rodaje. Súmensele las batallas campales con los Weinstein en "Los hermanos Grimm" y la desastrosa acogida por casi todos de "Tideland" y concluiremos que será difícil que este hombre levante cabeza. La verdad es que necesitaba el apoyo de una estrella emergente como Ledger. En fin, quizá en un universo alternativo...