domingo, 6 de enero de 2008

No se puede huir de uno mismo

Los regalos de reyes de este año, al estilo de la ventana de Johari, han mostrado el abismo que media entre mi percepción de mí mismo y la que tienen los demás.

He aquí mi auto-regalo, síntoma de mi hipócrita búsqueda de respetabilidad:



He aquí los que me hicieron los que me conocen realmente:



2 comentarios:

Jaime Lorite dijo...

Regalos muy majos y, seguro, muy interesantes.
Yo he recibido cosas mucho más sencillas. El DVD con lo mejor de las cinco temporadas de "La Hora Chanante", la primera temporada de "Perdidos" (que, aun habiéndola visto, era la que me faltaba para completar la colección), los libros de "Los pilares de la Tierra", de Ken Follett, y "Luces del Norte", de Philip Pullman... ¡Bueno, y la tradicional colonia! :)

¡Un saludo!

Kaplan dijo...

Lo de Asian Trash me ha llegado al corazón. Menuda pinta tiene.